Categoría: FMLN
Visto: 1059 Veces

El mensaje de odio y división del presidente de la República en el marco de la conmemoración del 199 aniversario de la independencia, es un intento de intimidación hacia sus adversarios políticos, a quienes calificó de ser “una amenaza interna”, y abre la posibilidad de que ocurra persecución para todos los que critiquen al gobierno, poniendo en riesgo la democracia en el país.

El discurso que, en lugar de llamar a la unidad de los salvadoreños en un momento en que la amenaza por la pandemia aun es latente, se da justo cuando un periódico digital sacó a la luz tratos oscuros del gobierno con delincuentes y varios casos de corrupción durante la emergencia nacional por Covid-19. Ese mismo periódico denuncia acoso fiscal desde el ministerio de Hacienda y pide un amparo ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

Según medios de comunicación de alcance nacional, tanto impresos como televisivos, el mensaje del gobernante durante el aniversario de la independencia, fue recibido con preocupación por abogados constitucionalistas, el procurador de Derechos Humanos y otros sectores, que advierten del peligro que corre la democracia y el Estado de Derecho.

La ausencia del presidente en el tradicional acto conmemorativo del 15 de septiembre en el Parque Libertad, de San Salvador, donde concurrieron como es habitual los titulares de los otros órganos de Estado, diputados, el alcalde capitalino y otras personalidades, fue también una clara señal de la falta de voluntad política del presidente para promover gestos de unidad y solidaridad en momentos que el país enfrenta graves desafíos a consecuencia de la pandemia de Covid-19 y la crisis económica.