Mar 23, 2019 5:31 AM

Un propósito inmejorable para 2016: salario mínimo justo

Categoría: Economía
Visto: 3893 Veces

En el final de un año se vuelve costumbre evaluar lo ocurrido en nuestras vidas, en la vida del país y del mundo; sin duda el 2015 estuvo lleno de acontecimientos importantes en nuestro querido El Salvador, entre ellas expresar masivamente el anhelo de paz, de unir toda la fuerza posible para actuar en favor de la seguridad desde una perspectiva integral, con la conformación de un Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana, y con la elaboración de un Plan. Será imborrable el acontecimiento que nos trajo un sentimiento de justicia, la beatificación de Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Tuvimos avances en la reactivación de la economía y la consolidación democrática. Sin duda quedan muchas cosas por hacer y se convierten en propósitos a lograr en el año que recién iniciamos.

La batalla por un salario más justo, por un salario mínimo que haga justicia al esfuerzo de generar riqueza ocupará sin lugar a dudas uno de los primeros lugares, en este punto el pronunciamiento del Presidente Salvador Sánchez Cerén ante el Consejo Nacional de Salario Mínimo para simplificar la escala de variados salarios mínimos y aumentar el ingreso de las y los trabajadores es algo que debemos acompañar desde todos los espacios. El Presidente propuso aumentar a 300 dólares el salario mínimo en lo urbano, esto significaría comercio, industria y maquila; propuso elevar a 250 dólares el salario mínimo en el campo, indistintamente de la labor que se haga, sea este corte de caña, café, algodón o cualquier otra labor agropecuaria. Así dejaríamos de tener 11 tipos de salario mínimo. En el sector público ya fue establecido como mínimo lo que hoy se pide para el sector privado en la ciudad.

Está claro que las personas y familias con más bajos ingresos y que tienen una relación de dependencia laboral, con mucho costo cubren las necesidades fundamentales de alimentación, transporte y vivienda; para la educación y la salud de ellos y de otros segmentos poblacionales se realizan inversiones públicas de mucho valor para que las escuelas y los hospitales, centros de salud y la red del Seguro Social atiendan sus necesidades; por eso es importante que el sector empresarial comprenda el valor de un salario más digno, más justo, pues a la larga la mejoría de quienes tienen condiciones salariales más adversas redunda en beneficio de toda la sociedad.

Ni en el mundo ni en nuestra sociedad estamos aislados; existe una articulación beneficiosa para la economía y para los indicadores sociales, la condición de ingresos de un trabajador o trabajadora. De parte del Estado, los trabajadores y trabajadoras reciben subsidio al transporte, a la energía eléctrica, al gas propano, a la salud, acceso y apoyo para mantener sus hijos e hijas en la escuela; ¿cómo no será beneficioso que reciba un salario más justo para comprar más alimentos, vestido y recrearse?

La propuesta que ha hecho el Consejo Nacional de Salario Mínimo, integrado por representantes del Gobierno, la empresa privada y los trabajadores son varias. Según trascendió en las noticias, son once, pero el sustento técnico de la propuesta del Presidente es sólido, valora el crecimiento de la economía, la productividad del trabajo nuestra comparada con la productividad en países vecinos, la circunstancia de requerir los mismos productos para solventar la canasta básica, un mismo mercado y esto se refuerza con el hecho de que algunos de los empresarios salvadoreños ya pagan mejores salarios en empresas que tienen en países vecinos, dentro del área centroamericana.

Ahora se requerirá que la representación laboral en esa instancia se coloque del lado y en defensa de mayor justicia para los trabajadores y no ocurra como hace años, cuando el Presidente Funes propuso aumentar 10% en un año y ellos se pusieron de acuerdo con la representación de la empresa privada de aumentar a penas un 4%.

A los salvadoreños nos quedan muchas importantes conquistas por las cuales debemos trabajar, entre ellos la paz y la justicia, luchar por consolidar los avances democráticos, por elevar los niveles educacionales de nuestro pueblo, por acrecentar el patrimonio cultural; pero jamás debemos dejar de lado la importancia de un salario justo para quienes tienen un ingreso menor en este momento. Es una auténtica prioridad, es un factor que conlleva justicia y contribuye al bienestar de las mayorías. Por eso en el FMLN, y su fracción legislativa acompañamos la propuesta del Presidente de la República y exhortamos a la representación empresarial y laboral a atender esta petición, la cual será, sin duda una expresión de unidad. También reconocemos a aquellos empresarios que al margen de la fijación de mínimos existentes pagan salarios mayores.

Fuente: http://www.diariocolatino.com/un-proposito-inmejorable-para-2016-salario-minimo-justo/