Dic 14, 2017 12:08 AM

Palabras del compañero Medardo González

Categoría: XXXIV Convención
Visto: 2279 Veces

XXXIV Convención Nacional Ordinaria

“En camino hacia NUEVAS victorias”

San Salvador, Anfiteatro de CIFCO, 23 de julio de 2017

Palabras del compañero Medardo González, Secretario General del FMLN, en la trigésima cuarta Convención Nacional Ordinaria del FMLN

Muy buenos días, compañeros y compañeras, miembros de esta trigésima cuarta convención nacional.

Quiero saludar a nuestro compañero Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, que se encuentra con nosotros, en su condición de Convencionista Nacional. También al compañero Óscar Ortiz, Vicepresidente de la República, que también es Convencionista Nacional de nuestro Partido

Un saludo a los invitados especiales, a los amigos de organizaciones sociales, sindicales, populares, a los miembros del gabinete de gobierno

Un saludo a los más de 3 mil candidatos y candidatas que se encuentran aquí con nosotros, que hoy serán juramentados y que tendrán la tarea de encabezar junto al partido la gran batalla por ganar las elecciones del 4 de marzo de 2018.

Un saludo a la militancia en general y a los amigos de la prensa.

Esta es la fuerza del FMLN: compromiso, disciplina, voluntad y capacidad de hacer bien las cosas.

...

Nos hemos convocado hoy para juramentar a nuestros candidatos y candidatas ante la máxima autoridad de nuestro partido, la Convención Nacional, que son los 925 convencionistas nacionales, para asumir compromiso ante el pueblo, ante el partido y ante los principios que deben caracterizar a todo funcionario y funcionaria del FMLN.

“Servir y no servirse”, es la frase común, cuando se habla del imperativo que debe cumplir todo funcionario. A eso nosotros, como partido añadimos: “servir para transformar”. ¿Transformar qué? la realidad injusta, donde sigue habiendo pobreza, desigualdad, falta de oportunidad para todos, y sigue habiendo discriminación por procedencia social. El FMLN nació para eso: Para la búsqueda del progreso inclusivo, para el progreso de las mayorías populares y no para unos pocos.

Nosotros añadimos otro principio: El FMLN, sus militantes y sus funcionarios, debemos ser un partido de hechos. Pues son los hechos los que hablan. Las palabras se las lleva el viento, el adversario te las copia, las vende y las tergiversa. Así que todos nuestros principios deben traducirse en hechos. Eso debe ser así en el Gobierno, en cada ministerio, y por supuesto en todos los otros espacios en donde el FMLN ha asumido y asuma la misión de conducir poder o parte del poder en el Estado, sea en el Ejecutivo, en el Legislativo o a nivel local.

Es mucho más fácil hablar con hechos desde una alcaldía o un ministerio que desde la Asamblea Legislativa. Pero también por ello es más difícil para nuestros Alcaldes, Alcaldesas y concejales, vencer las tentaciones para no caer en prácticas muy tradicionales de manejar el poder.