Jul 27, 2017 10:48 PM

El Himno del FMLN es un llamado a la unidad

 

 

HIMNO DEL FMLN
Revolución o muerte venceremos
El FMLN vanguardia de un pueblo que lucha
será el que nos guiara a la victoria final
hermanos unidos para combatir
avancemos a la revolución
construyamos un futuro de progreso y dignidad.
Revolución o muerte venceremos
Farabundo Martí nos inspiroó
y hoy resurge victorioso en nuestro frente
la bandera roja y blanca nos protegerá
y una estrella el sendero nos señalará.
Farabundo viene rompiendo caminos libertarios
por donde transitará la paz y la justicia de nuestro pueblo
hermanos unidos para combatir
avancemos a  la revolución
construyamos un futuro de progreso y dignidad
Revolución o muerte venceremos
Revolución o muerte venceremos. 


El Himno del FMLN es un llamado a la unidad
Entrevista con Ana María Leddy, autora del Himno del Frente
martes 23 de febrero de 2010 - 07:10

anamaria 01

Geraldina Castillo: ¿Cómo y dónde surgió el himno del FMLN?
Ana María: En 1980 muchos salvadoreños tuvimos que salir hacia el exterior, a mi familia le tocó vivir en Nicaragua, ahí cumplimos diversas tareas. Participábamos en actividades de solidaridad con el FMLN. Entonces como no había un grupo de música que interpretara canciones alusivas al proceso de lucha que estaba viviendo El Salvador, algunas compañeras que algo conocíamos de música y nos gustaba cantar decidimos empezar a ensayar para participar en las actividades de solidaridad que se desarrollaban.
 
El 10 de octubre de 1980 vino la unidad del FMLN, eso me impactó y me inspiró a crear una canción para el FMLN. Una tarde mientras leía el manifiesto de la unidad del FMLN me fue saliendo la letra de la canción que la fui acoplando a una melodía que desde hacía días me daba vueltas en la cabeza. Así fue como nació esa “Canción para el FMLN”. Luego, el día del ensayo del Grupo musical al que pertenecía y que se llamaba Anastasio Aquino, presenté la canción a mis compañeras de grupo. Les gustó y empezamos a ensayarla y cantarla.
 
Posteriormente cuando se estaba preparando la ofensiva de 1981, y había necesidad de grabar música para que fuera transmitida desde la Radio Liberación que iniciaría transmisiones clandestinas y que después llegó a ser Radio Venceremos,  Armando Herrera y Julio Reyes, quienes eran del colectivo de cultura del FMLN, y que también trabajaban en el movimiento de solidaridad con El Salvador, hicieron algunas gestiones con el Instituto de Cine y Grabaciones de Nicaragua, quienes nos dieron la oportunidad de grabar no sólo una canción si no un cassette donde se incluían varias canciones dedicadas a acompañar la lucha del FMLN, entre ellas la “Canción al FMLN”. Asi fue como se conformó un grupo de varias voces y fuimos acompañados instrumentalmente por el Grupo Igni-Tawanka.
 
GC:¿Era un casette sólo de música?
Ana María: Si,  sólo de música,  iniciamos la grabación en diciembre de ese año y recuerdo que terminamos la grabación al atardecer del 24 de diciembre de ese mismo año.  La ofensiva comenzó el 10 de enero de 1981, le llamamos ofensiva final (risas) y resultó que fue la inicial. Tal como se había previsto la radio empezó a funcionar  y se empezó a oír la “Canción del FMLN”.
En una oportunidad, un  compañero, de tantos  que salían de licencia de los frentes: a curarse o a cumplir otras tareas, empezó a tararear la canción frente a mí,  fue una gran sorpresa que además de nosotras hubiera otros que la cantaran,  le pregunté que de dónde se la sabía, me respondió: “nosotros todos los días en los frentes de guerra, cuando es posible realizar la formación, entonamos esa canción”.  Ese anuncio me llenó de alegría, “púchica”  fue una gran emoción saber que la canción estaba cumpliendo el papel de acompañar e incentivar  la lucha de tantos hombres y mujeres que habían tomado la decisión de luchar para acabar con la dictadura y construir un nuevo El Salvador.
 
GC: ¿Lo pensó primero como una canción o como el Himno?
Ana María: Como una canción a la vanguardia del pueblo salvadoreño. Nunca pensé “ése va a ser el himno del FMLN”, era una canción para el FMLN.
 
GC: ¿Como fue la primera grabación del Himno del FMLN?
Ana María: Lo grabamos, tal como te decía, acompañados por ese grupo que se llamaba Igni-Tawanca, ellos tenían  variedad de instrumentos: guitarra, flauta, bajo y percusión. Las voces las hicimos tres mujeres: América Guirola, “Mariposa” y yo y la voz masculina la hizo Saúl López que es un gran músico y cantautor salvadoreño. En el casette se incluyeron composiciones de él y de todas nosotras.

anamaria 02GC: ¿Todavía existe una copia de esa primera grabación?
Ana María: Fíjate que sí, pero la grabación ya está bastante mala,  se arruinó con el paso del tiempo, te hablo de una grabación de hace 30 años.  Nunca tuve la precaución de digitalizar el cassette. No se si otros lo hayan hecho.
 
GC:¿En qué momento la canción se convierte en el himno del FMLN?
Ana María: Se asumió como himno, supongo yo, cuando se cantó formalmente en el acto central para celebrar el 25 aniversario de fundación del FMLN.
 
GC: Entonces se volvió a grabar ¿Cómo fue esa segunda grabación?
Ana María: Para el 25 aniversario fue Nidia Díaz la promotora de la grabación y me dijo: ¿por qué no grabamos el Himno?. Como a esas alturas no teníamos grupo de música nos juntamos un grupo de compañeros y compañeras e intentamos hacer algo, pero no resultó. Afortunadamente Nidia consiguió que Lloviznando Cantos (el grupo de compañeros venezolanos) lo grabara. Por cierto fue bien divertido porque  para que ellos lo  pudieran grabar tuve que cantarles la canción a través de una llamada telefónica internacional. Antes de eso Nidia se los había cantado pero no entendieron como era la entonación,  entonces decidieron llamarme y se los canté por teléfono, cuando lo oyeron dijeron “ahhh ahora sí, nosotros lo vamos a grabar”.
 
GC: Alguna anécdota que le ha sucedido relacionada con el himno.
Ana María: Aparte de la anterior. Alguien que sabía que yo era de origen chileno me dijo: mira, ¿es cierto que el himno del FMLN lo ha hecho un chileno?.  Me puse a reír y le contesté  más o menos por ahí es, le dije. No era un chileno si no una chilena. La gente no podía imaginarse que una…
 
GC:  una chilena…
Ana María: … Bueno…  una chilena salvadoreña, (porque estoy nacionalizada y también soy salvadoreña) era la que había hecho el himno del FMLN inspirada en la lucha del pueblo salvadoreño, en ese momento, estábamos con mucho entusiasmo, con muchas expectativas, aunque sabíamos que venían momentos difíciles, pero seguros de que íbamos a alcanzar nuestros objetivos.

GC: ¿El himno inicia con Revolución o Muerte Venceremos o inicia con el FMLN vanguardia…?
Ana María: La canción inicia “El FMLN vanguardia de un pueblo que lucha…  y finaliza con ¡Revolucion o Muerte Venceremos!. En el arreglo musical se inicia con la consigna “¡Revolucion o Muerte Venceremos!”.
 
A algunos podrá ser que no les guste la consigna  “revolución o muerte venceremos”  por que la vinculan con la Guerra. Yo creo que no, yo creo que revolución o muerte es un compromiso de los revolucionarios. El FMLN no ha renunciado a hacer los cambios, lo que ha cambiado es la forma de lucha. Por tanto la frase de revolución o muerte sigue vigente mientras uno esté dispuesto a entregar todo, hasta su vida para transformar la sociedad. Si se lee literalmente “revolución o muerte” suele ser fuerte pero realmente el compromiso de todo revolucionario, es entregar la vida por sus ideales,  sus principios, y valores y por conseguir lo que se propuso cuando se decidió a luchar.
 
Algunas personas me han preguntado que por qué no le cambio la letra al himno y la adapto a la situación actual. Yo siempre digo que no, que si acaso se necesita un Himno para los tiempos actuales habría que hacer otro.  Para mí sigue teniendo vigencia, se hizo en el momento en que  las fuerzas revolucionarias avanzaron en la unidad  y esa unidad del FMLN sigue siendo fundamental para la construcción del proyecto de país que queremos  para el pueblo salvadoreño.
 
GC: ¿Cuál crees que es  la diferencia entre el himno del frente y el himno de ARENA?
Ana María: Yo creo que el himno del FMLN es un llamado a la unidad del pueblo, a avanzar, a seguir adelante en la construcción del futuro.
El himno de Arena es un ataque a los que piensan diferente a ellos, es una amenaza  y así lo dicen “ El Salvador será la tumba donde los rojos”  “morirán” o no se qué. No es un  himno ni propositivo, ni esperanzador, además si miramos la realidad, “los rojos” por el contrario a lo que “profetizan” seguimos “bien vivitos”.
 
En cambio el himno del FMLN es un llamado a la unidad, recuerda la historia de lucha desde los tiempos de Farabundo Martí, lucha  que es conductora  e inspiradora de la continuación de nuestra lucha y  un llamado a la vanguardia del pueblo salvadoreño -el FMLN- a conducir y guiar la lucha que nos llevará a la victoria final, tarea que seguimos realizando con éxito y con el apoyo, ahora electoral del pueblo salvadoreño.


Historia del FMLN

Historia del FMLN

El origen del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) es reflejo de su ideario, principios y práctica política, en definitiva, de su militancia, pues el FMLN es fruto de valores como la inclusión, la unidad, el colectivismo y la organización, en función de los intereses y anhelos de las grandes mayorías de nuestro país. El FMLN, desde sus inicios, mantiene su compromiso con la libertad, la justicia, la democracia y la vida digna de todas y todos los salvadoreños.

fmlnhis01

El proceso de lucha del pueblo salvadoreño para la construcción del poder popular, se extendió de diferentes formas durante la década de los 70, cuando el auge de distintas organizaciones políticas y sociales, aglutinaron entre sus filas a salvadoreños y salvadoreñas de distinto signo social, decididos a construir una nueva nación: democrática, revolucionaria y socialista; logrando finalmente, independencia y libre determinación para nuestro país. El compromiso y la determinación por parte de las organizaciones revolucionarias, para derrotar la dictadura militar de aquel momento, aceleraron la crisis del modelo político y económico nacional.

El ímpetu revolucionario de las organizaciones populares en las calles salvadoreñas, especialmente en la capital, recibió el impulso y ejemplo del triunfo de la Revolución Sandinista en Nicaragua, el 19 de julio de 1979. Con el golpe de estado contra el General Romero, del 15 de octubre de ese mismo año, se crearon las condiciones para avanzar hacia una izquierda revolucionaria unificada.

Cinco estructuras políticas dieron vida al FMLN: el Partido Comunista de El Salvador (PCS), las Fuerzas Populares de Liberación “Farabundo Martí” (FPL), el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), la Resistencia Nacional (RN) y el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC).

fmlnhis04

La fundación del FMLN tuvo momentos previos. En diciembre de 1979, el PCS, las FPL y la RN constituyeron la Coordinadora Político Militar (CPM), cuyo primer manifiesto dejaba abierta la posibilidad de incorporación del resto de organizaciones de izquierda, a la vez que declaraba el carácter democrático de la revolución, sus fundamentos históricos, su orientación socialista y los contenidos programáticos inmediatos. Los primeros pasos para la unificación del movimiento popular estaban dados.

En enero de 1980, las organizaciones de masas de las cinco estructuras políticas antes mencionadas, crearon la Coordinadora Revolucionaria de Masas (CRM), que daría mayor impulso a las demandas populares que en ese momento inundaban las calles del país, confrontando y desafiando de manera directa la represión ordenada por el régimen militar. La dictadura creía de manera equivocada, que su política de terror y muerte acabaría debilitando el movimiento popular, que contrario a perder la moral, continuó creciendo en militancia, coordinación y organización. El régimen ignoraba que el pueblo salvadoreño había tomado una decisión y no daría marcha atrás; se llegaría hasta las últimas consecuencias.

En mayo de ese mismo año, el PCS, las FPL, el ERP y la RN integraron la Dirección Revolucionaria Unificada (DRU), con el objetivo de que el proceso revolucionario tuviera una sola dirección, un solo plan militar y un solo mando, en síntesis: una sola línea política-militar.

El 10 de octubre de 1980, la DRU dio vida al FMLN, dos meses después se incorporaría el PRTC. El FMLN era resultado de décadas de luchas y organización por hacer realidad las demandas del pueblo salvadoreño: democracia, justicia social y autodeterminación nacional. Las condiciones de aquel momento estimularon el lanzamiento de la Ofensiva General en enero de 1981, que daría paso a la Guerra Popular Revolucionaria.

El desarrollo e intensificación del conflicto permitió el avance de la unidad al interior del FMLN. Las cinco organizaciones emprendieron la ejecución de líneas y planes elaborados por la Comandancia General, superando los obstáculos de la lucha armada y madurando la idea de un partido unificado, tanto entre la dirigencia, como entre las y los combatientes. Las victorias militares de aquel momento, fueron posibles por el sentido de unión para el cumplimiento de las líneas, estrategias y planes comunes. El futuro cada vez era más prometedor.

La lucha armada desembocó en el diálogo con el Gobierno, conquistando la firma de los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992, en Chapultepec, México, culminando de esta manera la estrategia política militar. Hubo fiesta en cada rincón del país, el pueblo salvadoreño celebró la consecución de un nuevo paso en la democratización de una nación entera. Ese día simbolizó el salto de trinchera en la lucha por la transformación de la realidad nacional, al pasar de la guerra armada a la beligerancia política.

fmlnhis03

Con la firma de los Acuerdos de Paz se puso fin a sesenta años de dictadura militar y se lograron valiosas conquistas en el ámbito de la reestructuración de los cuerpos de seguridad, así como en la construcción y el fortalecimiento de una institucionalidad democrática, que hasta ese momento era desconocida en El Salvador.

La tarea de idear y establecer un partido político no fue nada fácil. Primero había que romper con el muro de terror levantado a lo largo de sesenta años de represión militar. Después hubo que derrotar las pícaras costumbres e intereses ocultos de los sectores políticos de la derecha, que pretendían impedir la legalización del FMLN. Por último, las dificultades propias de organización de un partido político con aspiraciones de alcance nacional, plantearon nuevos retos que finalmente fueron superados. El Frente Farabundo Martí tuvo que transformar sus estructuras y fuerzas diseñadas para la guerra, en estructuras y fuerzas que funcionaran para la lucha política y social, contra el mismo enemigo pero en un campo de batalla nuevo.

El FMLN se fundó como partido político, de manera pública y legal, el uno de septiembre de 1992, el Tribunal Supremo Electoral admitió su registro legal y le otorgó personería jurídica el 14 de diciembre de ese año, convirtiéndose así en el instrumento político para la lucha del pueblo salvadoreño. Desde entonces, el esfuerzo partidario puso su mayor énfasis en los temas de organización y de unificación, en la búsqueda por asegurar la consecución de los objetivos que superen los desafíos y retos históricos, que tanto el contexto nacional como mundial demandan.

De la primera experiencia electoral del FMLN, en marzo de 1994, el partido surgió como la segunda fuerza política nacional. En esas elecciones se ganaron 15 Alcaldías y 21 escaños en la Asamblea Legislativa, con un total de 287 mil votos, el 21.39% del total de votos válidos. Un resultado que sorprendió a los sectores políticos de derecha, que confiaban en que el FMLN no resultaría ser un competidor político de importancia.

En junio de 1995, tras varios meses de debates, el Consejo Nacional del FMLN determinó que éste debía convertirse en un partido de tendencias, lo que significaba trabajar por una gradual disolución de las estructuras organizativas de cada partido que dieron origen al Frente Farabundo Martí. Con esta decisión se avanzó de manera firme hacia la unificación del FMLN.

Las participaciones electorales tuvieron varios efectos más allá de los triunfos obtenidos, pues con la experiencia lograda se ha caminado en la afinación del instrumento de lucha política, a través del diseño de nuevas y mejores estrategias de organización y participación, pero también de lucha electoral, a la vez que se fue obteniendo más confianza por parte del pueblo salvadoreño, que en cada nueva elección se decidía a vencer el miedo de las campañas mediáticas dirigidas por la derecha. El FMLN ha ido creciendo en número de votos en cada nueva contienda electoral.

La batalla por el cumplimiento de los Acuerdos de Paz y el largo proceso de luchas sociales y políticas durante el período entre 1992 y 2009, se enmarcan en la primera etapa del período histórico de transición del partido, un período a veces contradictorio y conflictivo, pero marcado por los avances en la ruta de la revolución democrática, destacándose la consecución de importantes logros en cuanto a transformaciones estructurales, principalmente políticas.

La etapa de lucha que enfrentamos en la actualidad es totalmente nueva: ahora somos la primera fuerza política del país; tenemos el Grupo Parlamentario con mayor representación en la Asamblea Legislativa; gobernamos importantes ciudades, con un presente de sólido desarrollo que aseguran un próspero futuro; y tenemos una importante representación en el Gobierno Central, que impulsará y profundizará los cambios que saldarán las enormes deudas históricas con las grandes mayorías de El Salvador.

El programa y los objetivos democráticos del FMLN se abren paso después del triunfo electoral de marzo 2009. La victoria presidencial alcanzada requiere ahora de todos nuestros esfuerzos, acompañados de la mística de unidad que nos ha permitido conseguir logros importantes a lo largo de más de tres décadas, consolidando la fuerza del FMLN y profundizando los cambios históricos que exigen las grandes mayorías de nuestro país. Los compromisos, los retos y desafíos que la realidad nos encara, deben servir para pulir la determinación y la audacia de nuestra militancia, para encontrar las soluciones que encaminen la obtención de los objetivos del partido, en la construcción de una nación nueva.

Nuestro país se enrumba hacia la senda del movimiento internacional que desde América Latina y el Caribe, estremece el sistema político y económico antipopular impuesto. Somos parte de los hombres y mujeres que escriben el futuro de nuestro continente.

La unidad, cohesión y coherencia del FMLN han sido indispensables para su avance en la lucha por la revolución democrática: tanto en la victoria política lograda en la guerra, el exitoso desenlace de acuerdos políticos negociados, su ejecución, y el impulso de luchas sociales con desenlaces electorales, siempre con la mirada puesta en la revolución democrática de orientación socialista.

Desde su nacimiento, el FMLN se ha identificado con los intereses y anhelos de las grandes mayorías de nuestro país, es eso lo que define, política e ideológicamente, nuestro papel transformador dentro de la sociedad.

No podemos confundirnos, la lucha sigue siendo la misma, las condiciones del campo de batalla son otras, pero la conducción histórica del compañero Schafik Hándal nos escolta, señalándonos el camino correcto por el que transitamos.