Sep 25, 2018 12:00 PM

Sindicatos exigieron a Arena que no privatice el agua

Categoría: Política
Visto: 1205 Veces

Integrantes de diferentes sindicatos y movimientos sociales, realizaron una marcha y concentración contra la privatización del agua que pretenden hacer los partidos de derecha en la Asamblea Legislativa. Cientos de personas caminaron desde el parque Cuscatlán, recorrieron la alameda Roosevelt, se concentraron unos minutos frente al partido Arena, principal impulsor del anteproyecto de ley privatizadora y luego recorrieron la 49 avenida norte de San Salvador hasta llegar a un centro comercial.

Wilfredo Berríos del Frente Sindical Salvadoreño (FESS), enfatizó que la derecha quiere engañar al pueblo al decir que no privatizará el recurso hídrico. “Es una falacia, es una mentira; dicen administrar, pero administrar y dejárselo en manos privadas es tan natural como el negocio, porque miren lo que pasó con las telecomunicaciones, con la salud que gracias a Dios logramos detenerlo, las AFP, dolarizaron el país y nos tienen cada vez más pobres y hoy, si manejan estos recursos estratégicos obviamente va a ir en detrimento de todos los sectores de la vida nacional, entonces no lo vamos a permitir”, afirmó.

Los movimientos sociales y sindicatos exigieron frente a la sede del partido Arena que no se privatice el agua. “Ellos buscan ganancias, no buscan favorecer al pueblo, por eso nosotros como trabajadores y sindicatos estamos protestando. Ya la UCA dio su manifiesto de que es afán de rapiña, luego la UES despertó y la recibieron con gases, la Conferencia Episcopal se ha manifestado, esto es una negligencia política de la derecha”, dijo René Girón, Secretario General del Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria Eléctrica de El Salvador (STESEC).

Los sindicatos aseguraron que seguirán presionando a la derecha para que cese su intención de privatizar el agua, y hasta que la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Asamblea Legislativa trabaje en una propuesta de ley que no quite sus facultades al Estado y reconozca el agua como un derecho humano, no como una mercancía.