Nov 22, 2017 7:07 AM

Todos los actos del poder judicial son políticos

Categoría: Política
Visto: 2815 Veces

El proceso de integración de Latinoamérica que venía funcionando desde aproximadamente 15 años ha sufrido un retroceso, según el análisis del jurista argentino Beinusz Szmukler, teórico defensor de los Derechos Humanos y presidente del consejo consultivo de la Asociación Americana de Juristas.

El académico participó en el foro “La Justicia Constitucional en América Latina, con referencia a experencias, peligros y perspectivas” de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales de la Universidad de El Salvador (UES). Durante su ponencia explicó que todos los actos del poder judicial son políticos pero no deben estar ligados a otros poderes. “Cuando se dicta una sentencia se está tomando una decisión política; pero una cosa es tomar decisiones políticas y otra cosa es estar sometida orgánicamente a decisiones partidarias, son cosas distintas que hay que diferenciar”, afirmó.

Sobre la situación jurídica de El Salvador, Szmukler manifestó que ha leído muchos fallos emitidos por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. “Me cuesta decir que es una Sala de lo Constitucional porque en realidad parece un poder por encima de todos los poderes; es sorprendente cuando lo cuento entre juristas se sorprenden, la Sala de lo Constitucional echó al presidente de la Corte Suprema, es inconcebible”, dijo.

Por su parte la decana de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales de la UES, Evelyn Farfán expuso que el activismo judicial es una doctrina que da a la judicatura un protagonismo decisivo para los cambios sociales y para la incorporación de nuevos derechos constitucionales y de transformación de estructuras estatales. “En El Salvador, tenemos nosotros en contraposición la separación de poderes frente al activismo judicial y como precisamente el activismo judicial afecta la concepción de separación de poder”, aseguró.

La catedrática agregó que el activismo judicial tiene seis fases, la última es el Neoconstitucionalismo que se refiere a la función de otorgar la función de control constitucional a una Sala de la Corte Suprema de Justicia, y a juicio de Farfán es lo que ocurre en el país actualmente.