Dic 16, 2018 8:08 AM

Hugo Martínez proyecta amplia inversión en sectores vial y aeroportuario

Categoría: FMLN
Visto: 449 Veces

En un país donde se construyeron de 2009 a la fecha 1 875 kilómetros de carreteras y cientos de caminos rurales, Hugo Martínez, futuro presidente de El Salvador, perfila en un tercer gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), mayor movilidad humana y El Salvador logístico, un concepto que expresa rapidez y seguridad a nuestro destino, acorde con la parte tercera del compromiso 29 perteneciente al Programa de Gobierno “Por un País Mejor” para el período 2019-2024.

Para ejecutar este propósito, Martínez y su vicepresidenta, Karina Sosa, tienen previsto un entramado vial que implicará construir la autopista norte en el área metropolitana de San Salvador, la terminación o ejecución de varios bypass como el de San Miguel, La Palma , San Francisco Gotera, periférico metropolitano, Sonsonate-Sonzacate-Nahuizalco-Izalco, y el de Conchalio-Nueva Autopista de La Libertad, además de establecer el tren San Salvador-Apopa-Sitio del Niño-San Martín, inversión ferroviaria para la movilidad de la población y de las mercancías.

El objetivo de Ciudades que progresan, según el documento programático, concibe que el tercer mandato efemelenista modernizará y ampliará carreteras nacionales en ciudades del interior del país. Además, ampliará las carreteras Litoral y Panamericana. También, impulsará un plan de recalificación y redefinición de los viales urbanos de la nación, cuyo desarrollo sea a partir de la introducción de tecnologías independientes en gestión de tráfico para facilitar los movimientos urbanos.

Martínez proyecta una malla logística que desarrolle una red de caminos y carreteras de calidad, especialmente en el campo, con un programa de 20 objetos de obras en varios departamentos, que logren integración física y unión aduanera, además, propicie un salto logístico que avance en la multimodalidad.

Se pretende modernizar y ampliar los aeropuertos Monseñor Romero y el aeropuerto de la zona oriental. Junto a estas acciones activar y desarrollar el Puerto de la Unión, sus zonas extraportuarias y un astillero en ese sitio, así como establecer un ferry desde la zona unionense con Nicaragua y Costa Rica, y rediseñar la dársena de Acajutla.