Mar 28, 2017 11:19 PM

La Universidad de El Salvador es progresista y se vincula con las necesidades sociales

Categoría: Educación
Visto: 3884 Veces

Hace 176 años se fundó la Universidad de El Salvador (UES), desde entonces se han formado miles de profesionales quienes, además del conocimiento académico, adquirieron conciencia y un compromiso social para incidir en la realidad del país. Luis Eduardo Ayala, docente del departamento de Ciencias Políticas de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales recuerda la historia de la UES.

Ayala manifestó que la Universidad de El Salvador, se fundó el 16 de febrero de 1841 con una visión eclesiástica y conservadora que se fue transformando a medida que el Estado salvadoreño también evolucionó hacia un Estado liberal y laico. “La universidad no era como la conocemos ahora y como siempre la hemos conocido, que es una universidad progresista, vinculada con las necesidades sociales; eso se fue construyendo con la historia y no fue una elección marcada por cuestiones teóricas o ideales sino por un golpe de realidades”, explicó en el programa De Frente a las 7:30, de radio Maya Visión, esfuerzo de la Secretaría de Comunicaciones del FMLN.

El catedrático afirmó que desde la fundación de la UES en el siglo XIX, ocurrieron hechos como la expropiación de tierras a comunidades indígenas que fueron entregadas a la clase dominante para el cultivo del café. “La universidad no era indiferente a lo que estaba pasando, por eso comenzó a publicar en sus propios mecanismos de difusión de información, en revistas como El Universitario o La Opinión, su crítica hacia la condición de vida de las personas; eso marcó que la universidad poco a poco ya no se podía adaptar de manera sumisa a la posición de un gobierno; que si el gobierno marcaba un rumbo que era muy elitistas y explotador, la universidad tenía que contestarle, decir algo al respecto”, expresó.

Durante el siglo XX la universidad fue cuna de muchos movimientos y organizaciones sociales que buscaban empoderar a las personas. Estudiantes como Farabundo Martí, Mario Zapata, Alfonso Luna, fueron protagonistas y ejemplo de la lucha social en 1932. “La universidad se ha marcado un rumbo, producto de su vocación social y de su compromiso innegociable con las grandes mayorías; ahora desde el terreno académico también hemos cambiado mucho porque hay muchas carreras y se sigue creciendo”, afirmó el catedrático.