Dic 11, 2017 6:41 PM

La renovación del TPS para miles de salvadoreños que viven en Estados Unidos, no debe usarse para fines electorales

Categoría: Grupo Parlamentario
Visto: 5733 Veces

La primera semana de enero próximo, el gobierno de Estados Unidos podría anunciar si renueva el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), para un aproximado de 190 mil salvadoreños, pues la última prórroga que dio ese país para los compatriotas se vence en marzo de 2018, explicó la diputada Karina Sosa en el programa De Frente a las 7:30, de radio Maya Visión, el cual es un esfuerzo de la Secretaría de Comunicaciones del FMLN.

La presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Legislativa, manifestó que al esfuerzo del gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén porque se renueve el permiso de trabajo para los compatriotas, se suma el de diferentes organizaciones humanitarias en ese país. “He podido darme cuenta del esfuerzo que están haciendo muchas organizaciones que han trabajado históricamente a favor de los migrantes en Estados Unidos, y en este momento continúan trabajando con mayor ahínco para poder lograr que esa decisión que se pueda tomar para nuestros compatriotas sea favorable”, dijo.

Sosa además hizo un llamado a todos los partidos políticos a no usar el tema del TPS con fines electorales. “Es un uso abusivo del dolor, de la angustia, de la incertidumbre, de la zozobra del que está esperando una respuesta y de sus familias; es genuino que los candidatos en campaña hagan lo posible por conquistar el voto de la población, pero este no es un tema para agarrarlo para buscar el voto, este es un tema para actuar como país, con el que debemos estar unidos”, afirmó.

Sobre la mentira del partido Arena que otros programas como el DACA, han sido cancelados por el apoyo que el país ha dado a Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA), la diputada del FMLN afirmó que es falso; México ha sido el más afectado con el cierre de ese programa y votó junto a Estados Unidos contra la República Bolivariana de Venezuela, por lo que concluyó que eso no influye en las políticas migratorias de ese país.